I like you – I love you

Experiencia de Empleado / febrero 12, 2019

I like you – I love you

like & LoveI love you – I like you!

En esta “semana del amor” nos declaramos muy fans de la metáfora de Carissa Potter sobre cómo el paso del tiempo afecta a la esencia de nuestras relaciones. Nos gusta esta poderosa imagen que condensa como pocas el viaje desde el deslumbramiento inicial hasta ese momento mágico de plena comunión a prueba de ropa interior de talle medio alto. Ojo: Masculina y femenina (lo lamentamos, pero no hemos encontrado la “versión boxer” de la ilustradora).

El mundo de la empresa no es en absoluto ajeno a esta metáfora. Lo hemos podido comprobar gracias a los resultados del Primer Barómetro de Experiencia de Empleado 2018 (BEX2018). Gracias a las 51 empresas y casi 8.000 empleados que compartieron con nosotros sus sentimientos en el trabajo, hemos podido identificar claramente el “momento I like you” –que se produce cuando el empleado lleva menos de un año en la organización- y el “momento I love you”, que llega cuando un trabajador cumple 20 años de antigüedad en la empresa. Es ahí donde se registra el mayor grado de recomendación y orgullo de pertenencia por parte del empleado. La motivación ha bajado, pero el compromiso esta “a tope”.

Pero, ¿qué ocurre entre ambos momentos? Es interesante asomarse al BEX para descubrir cuándo se suele producir la primera crisis entre empresa y empleado, el momento “valle profundo”, cuándo y por qué la relación remonta… Todo un viaje de emociones que obedece a diferentes grados de compromiso y que, por increíble que parezca, la mayor parte de las empresas desconoce. Increíble porque hay una relación demasiado evidente entre el compromiso de la plantilla y los resultados de negocio como para ser ignorada.

El compromiso, además, tiene muchas caras y no todas buenas: desde el “compromiso de continuidad” (me quedo en la organización porque no tengo mejores alternativas), pasando por el “compromiso normativo” (me quedo por una cuestión contractual, formativa, etc…), hasta el empleado que se declara “satisfecho”-que es un sentimiento positivo-, pero básicamente pasivo (no me quejo, mis necesidades están cumplidas, no me implico más…).

El “compromiso afectivo”, aquel en el que el trabajador “vive los colores” de la empresa y quiere crecer profesionalmente en ella es el más cercano al “momento I love you”. Conoce la Experiencia de empleado que viven tus profesionales y la naturaleza del compromiso de tus empleados y estarás dando un paso de gigante para que tu empresa tenga más momentos “I love you”.

¡Feliz San Valentín! ¡Feliz compromiso!

 

Elena Méndez Díaz-Villabella

Dtora. Red enEvolución

Ver también Employee Journey Mapping · Un Regalo sin abrir · Feliz Oportunidad · Experiencia de Empleado

Comentarios (0)

Deja un comentario

Lo más reciente