News

Supernanny empresarial

por | Abr 3, 2012 | Area recursos humanos, Para profesionales | 0 Comentarios

Supernanny empresarialComo cada mañana me dirijo a una de las empresas en las que llevo a cabo dos veces por semana algo que han tenido a bien denominar “human resources implant”. Léase en castellano implante de recursos humanos, el nombre más feo que podía imaginar.

Cada martes y jueves me zambullo en una empresa en pleno proceso de profesionalización. Una empresa familiar, líder en su sector y en pleno crecimiento, que necesita una ayuda global en su proceso de expansión. Nada de un proyecto específico en algo concreto. Cada día se aborda algo nuevo que necesita mejorarse, organizarse o solucionarse: administración, finanzas, control de procesos, personal, logística. Todo. Todo porque son empresas que necesitan un empujoncito para organizarse, empezar a profesionalizarse, para pasar a la liga profesional y dejar de ser un negocio familiar donde casi todo ha ido creciendo casi por inercia.

Así que allí me dirijo y de empresaria en casa ajena ejerzo a sabiendas de que lo de “implante” ni me gusta, ni lo entiende nadie. Así que cuando me pregunta alguien a que me dedico afirmo con rotundidad “empresaria y supernanny empresarial”. No, no crean que es una ridiculez. No es fácil explicar una profesión muy difundida en otros países pero a duras penas conocida en el nuestro. A poca gente se le ocurre pensar que puede contratar un director general a tiempo parcial, pero es una fórmula brillante que abarata costes y no merma la efectividad de la dirección. Es una fórmula a medida para empresas de un determinado tamaño que están en un punto crítico de expansión.

Ese salto sin profesionalización es un fracaso seguro y no todos los empresarios tienen la formación ni la capacidad de abordarlo por sí solos. Y sin embargo dejar su empresa en manos de terceros está lejos de ser una opción ¿Qué tal una opción intermedia? ¿Otro empresario cuya empresa ya haya pasado por esto con éxito para ayudarme a ir de la mano? No somos muchos los empresarios con formación específica que nos dedicamos a esta aventura. Sencillamente porque los empresarios dejamos alma y piel en nuestra propia empresa y raramente nos vamos de paseo. Eso sí, en mi paseo particular prefiero considerarme una” supernanny” a un” implante”. Para gustos los colores.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.