Miedo escénico

Area recursos humanos / glosofobia, habilidades, miedo a hablar en público, Miedo escénico / octubre 22, 2015

Miedo escénico

GlosofobiaEl miedo escénico o miedo a hablar en público (glosofobia) es aquel que suelen sentir y sufrir algunas de las personas que deben expresar sus ideas y conceptos en público. Es un verdadero miedo el que se siente, el cual puede incluso llegar a paralizar a la persona. Se nota en que empieza una sudoración excesiva, ciertos temblores en las manos y las palabras se atascan. Se produce como fruto de la inseguridad que la persona nota y percibe ante la necesidad de tener que hablar en público. A esa persona, su cerebro empieza a enviarle mensajes negativos: me pondré nervioso, no me acordaré del tema, no me saldrán las palabras, me dará vergüenza de que me vean y oigan. Todo este conjunto de mensajes negativos provoca un bloqueo en la persona y este bloqueo la impide que se desarrolle con normalidad ante la necesidad de tener que hablar en público.

Hablar en público es una habilidad, muy necesaria hoy en día, y como tal habilidad debería practicarse en el colegio a temprana edad. En el colegio deberían empujar a los niños a que realicen actividades en común y después cuenten sus experiencias de viva voz en público. Si esto se practicase la mayoría de la gente llegaría a la edad adulta sin miedo escénico a hablar en público.

¿Se puede poner remedio a la glosofobia? Ya lo creo. Ahí van unos cuantos consejos:

  • Prepárate bien el tema sobre el que tienes que hablar. No trates de improvisar, al menos al principio, hasta que no cojas seguridad.
  • Ensaya el tema delante de un espejo. Obsérvate como hablas, como te mueves. Corrige aquello que no te gusta.
  • Cuando salgas al escenario adopta una de las dos posturas siguientes. Una ignora al público, piensa que estas solo. U otra imagínate a toda esa gente en una situación ridícula y esperpéntica, las veras como seres humanos igual que tú. Dejarán de darte miedo.
  • Trata de vocalizar. No farfulles las palabras o las frases. Date tiempo, haz pausas. Toma aire.
  • Procura iniciar tu intervención de una forma desenfada con algo que te aproxime al público.
  • No estés serio y circunspecto todo el rato. Introduce de vez en cuando algún chascarrillo o chiste que venga a cuento. Esto atrae sobre ti la atención de la gente.
  • No abuses de las transparencias llenas de texto. Utiliza imágenes, iconos, dibujos. La gente viene a oírte a ti, no a leer lo que pone en una transparencia. La transparencia en un mero apoyo.
  • Procura, si te es posible, no leer. Mira al público de frente. Fija tu mirada al frente y a los lados.
  • Modula tu voz, utilízala como un instrumento. Haz pausas y preguntas retóricas al público. Esto atrae su atención. Huye de la monotonía verbal, dormirás al auditorio, por muy interesante que sea el tema. Piensa que realmente lo importante no es tanto lo que dices sino como lo dices. La agente ha venido a oírte a ti.
  • No te mantengas todo el rato quieto como una estatua en el escenario. Muévete pausadamente por él, haciendo gestos moderados hacia el público. Nunca fijes la vista más de 5 segundos en alguien, puede sentirse molesto.
  • No gesticules demasiado con las manos y no las metas en los bolsillos. Para ello puede tener algún objeto en la mano, pe un bolígrafo
  • Vístete para la ocasión. Asiste adecuadamente vestido al acto, eso indica un signo de respeto al auditorio.

En fin no te comas el tarro en exceso, tu problema de hablar en público, primero que no es un problema solo tuyo, el informe de Adecco sobre glosofobia, estima que un 75% de la población sufre algún sentimiento de ansiedad y nerviosismo cuando tiene que dirigirse a un público. Y en segundo lugar tiene fácil remedio. Entrena la habilidad, tal como he comentado más arriba o en última instancia apúntate a unas clases de teatro. Te desarrollarán la suficiente confianza en ti mismo, que hablar en público pasará a ser una satisfacción en ti.

Comentarios (0)

Deja un comentario

Lo más reciente