News

Los mecanismos del emprendimiento

por | Mar 27, 2014 | Area recursos humanos | 0 Comentarios

paracaidismoAnte el emprendimiento existen dos teorías o dos posiciones. Una, es partidaria de actuar con mucho formalismo (definir estrategia, realizar plan de negocio), es decir pasar mucho tiempo haciendo papeles y pensando. La otra, apuesta por la acción, no gastes mucho tiempo haciendo papeles y ponte en marcha. Personalmente soy mucho más partidario de la segunda que de la primera. Pero Erica Ries (2012) apoyándose en esa segunda vía nos ofrece instrumentos para progresar en nuestra actividad emprendedora “con cabeza”. Me parece altamente subyugadora la propuesta de Ries.

Realmente cuando emprendes, inicias un negocio o incluso tratar de arrancar una actividad nueva en la empresa, ¿qué valor tiene aplicar técnicas tradicionales del management? Creo que ninguno, por la sencilla razón de que “no existes” y por lo tanto el grado de incertidumbre en el que te mueves es total. No sabes quienes pueden ser tus clientes, tus mercados, si tu producto será aceptado o no. ¿Vale de algo dedicar tres meses a realizar un plan de negocio? Rotundamente no. Claro, el papel lo aguanta todo. ¿Qué estás haciendo realmente cuando planificas detalladamente un negocio que todavía no existe? Pues muy sencillo, estás haciendo hipótesis en vacio o hipótesis de fe, que a priori no tienen ningún valor. Entonces  porque estamos obsesionado con planificar, detallar al máximo, hacer planes de negocio sobre algo que no existe, que solo está en nuestra cabeza. Tal vez por el hecho de que con ello tranquilizamos nuestra conciencia y nos decimos a nosotros mismos “he actuado con cabeza, con racionalidad” y tenemos una perfecta excusa para cuando nos llega el fracaso, que desde luego actuando así se producirá más pronto que tarde.

¿Entonces como debo actuar? Pues aparentemente de una forma sencilla, ponte en marcha y evalúa tú idea que tienes en la cabeza con la cruda realidad. Es decir sal al mercado y enfréntate directamente a su veredicto. Escúchalo, aprenderás mucho y corrige rápidamente tus hipótesis de fe, en un acto de adaptación permanente, hasta que veas que “tu idea empieza a funcionar” y si fuera necesario cámbiala.
Esta es en esencia la propuesta de Ries, pero nos da un plano guía para medir nuestro avance y nuestro crecimiento:

1. Prepara un PMV (producto mínimo viable) y pruébalo enseguida en el mercado

2. Mide lo que está pasando. Hay respuesta de los posibles clientes, si-no, que tipo de respuesta y que te dicen en concreto. Si sabes medir eso correctamente sabrás despejar las eternas preguntas sobre si mi producto tiene hueco y que viene a resolver

3. Experimenta. Con las respuestas (proceso de valoración) recogidas de tus clientes analízalas y adapta rápidamente el PMV. Continúa este proceso hasta que el producto se habrá paso, o bien como he dicho antes cámbialo, no lo dudes

4. Presta mucha atención a cuál es tu modelo de negocio (sobre que palancas se asienta e identifica el motor de crecimiento del negocio. Si no haces esto fracasarás no crecerás. Toda empresa para continuar viviendo está obligada a crecer.

Esta es una clara propuesta por la acción con cabeza en la actividad de emprendimiento, ya sea creando un negocio o una actividad nueva en la empresa. Es una forma “innovadora” de ver los mecanismos del emprendimiento.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.