News

Algunas ideas para mejorar en la gestión de las cuatro generaciones de trabajadores que conviven hoy en tu empresa

por | Ago 26, 2014 | Area recursos humanos | 0 Comentarios

4-Generations1Para responder adecuadamente a las demandas del mercado y de la  cambiante fuerza de trabajo, los directivos necesitamos entender la  diversidad que existe entre nuestros empleados. Los tiempos en los que  aplicábamos una única manera para dirigirlos y gestionarlos a ha  pasado a mejor vida para nunca volver. Podemos echarle la culpa a la  aparición de Facebook en 2004 o a la masiva difusión de iPhones y  Smartphones a partir de 2010, o al boom de las tecnologías en ‘la  nube’ en los últimos años, pero no podemos ignorar el hecho de que las  empresas –y las personas que las componen- trabajamos de manera  completamente distinta a como lo hacíamos en décadas pasadas.

Sólo basta mirar a nuestro alrededor y observar que hay diferentes  generaciones en nuestro entorno laboral que consiguen sus resultados  profesionales de maneras muy distintas. En algunos casos, sus estilos  de trabajo pueden diferir en gran medida con los estilos y métodos de  trabajo con los que nosotros -sus jefes- estamos familiarizados. Pero  pese a quien le pese, esas nuevas generaciones suponen el Talento que  está ayudando a las empresas a tener éxito y a conseguir sus  objetivos, así que resulta de vital importancia entender cómo operan  estos los empleados de la ‘nueva economía’, no ya por nosotros mismos  como sus líderes o gestores, sino por conseguir que colaboren y se  integren con otros tipos de trabajadores de la empresa.

Para ello, es prioritario entender las características y valores que  les importan a cada una de las distintas generaciones de profesionales  presentes en las empresas. Por ejemplo, los trabajadores de la  ‘Generación Y’ o Millenials (nacidos a partir de 1980), valoran  muchísimo el equilibrio entre la vida profesional y personal y la  capacidad de elegir su propia manera de trabajar y conseguir  resultados, y entendemos que la próxima generación (los que ya se  empiezan a denominar ‘Generación Z’ o ‘Generación 2020’, nacidos a  partir de 1992) también lo valorarán, por lo que resulta de vital  importancia para las compañías anticiparse a esas necesidades,  realizar cambios e invertir adecuadamente en lo que está por venir.

Multinacionales del Fortune 500 y organizaciones en el “Best place to  work” identifican una serie de estrategias para gestionar la  diversidad de su fuerza de trabajo. Algunas de ellas, son las  siguientes:

1. Formar a sus Directivos: la clave de formar a los directivos está  en desarrollar su capacidad para valorar el talento y las capacidades  complementarias de las distintas generaciones de trabajadores, así  como sus diferentes estilos de trabajo, como herramienta para la  tolerancia.

2. Facilitar Mentoring a las diferentes generaciones de trabajadores:  Las interacción entre las distintas generaciones resulta clave para  potenciar y mejorar las relaciones en el entorno profesional. Los  trabajadores más jóvenes se beneficiarán de la experiencia, saber  hacer y conocimientos de los empleados más veteranos, y éstos (los  Baby-Boomers, nacidos en los años 50’s y los Generación X en los 60’s)  pueden capacitar a los Millenials al tiempo que beneficiarse de la  energía y frescura de los aportes de sus compañeros más jóvenes.

3. Diseñar la formación para que ‘llegue bien’ a las distintas  generaciones y estilos de trabajo: hacer cercana la formación para las  distintas generaciones introduciendo una amplia variedad de  referencias que les resulte cercana y atractiva: desde los manuales,  hasta las presentaciones de power point interactivas, pasando por la  formación técnica. Plantéate incluir por ejemplo sesiones de  presentación o charlas de empleados veteranos a la hora de comer  (almuerzos de sándwiches una vez a la semana) para fomentar la  integración, el aprendizaje y el intercambio de opiniones con los más  jóvenes.

4. Permitir a los trabajadores formar parte del proceso de toma de  decisiones: los trabajadores más implicados y proactivos son aquellos  que se sienten parte de un proyecto común y que participan en un  entorno donde se fomenta el trabajo en equipo y la cooperación. La  comunicación abierta y fluida así como el empleo del feedback  constructivo son técnicas vitales para el éxito de una organización  que permite a los empleados de todas las generaciones tener voz y voto  en la medida de sus responsabilidades.

5. Ofrecer puestos de tele-trabajo: Si un empleado ya ha dado pruebas  de que es capaz de hacer su trabajo con un mínimo de supervisión, las  fórmulas profesionales de tele-trabajo resulta muy atractivas y  ventajosas para fomentar diferentes estilos de trabajo. Esta opción de  tele-trabajo no sólo resulta atractiva para los jóvenes de la  ‘Generación Y’, sino también para los Baby-Boomers cercanos a la  jubilación que pueden estar buscando mayor flexibilidad profesional.  Invertir en el bienestar de los empleados ha resultado ser sin lugar a  dudas la mejor fórmula para desarrollar y retener el mejor talento  para la organización.

6. Mantener reuniones eficientes: programar reuniones es muy práctico  para organizar la agenda, pero asegúrate que son necesarias. Haz ‘la  lista corta’ para que asistan los necesarios e imprescindibles, y  asegúrate que no hacer perder el tiempo de tus  empleados,  especialmente de aquellos que tienen fechas de entrega urgentes o se  sienten presionados por las fechas.

7. Reconocer a los empleados: un simple “gracias”, un “enhorabuena” a  tiempo o una “palmadita en la espalda” cuando la ocasión lo requiere  tiene excelentes resultados a largo plazo para los trabajadores de  todas las generaciones, pero son especialmente importantes y  necesarios para las nuevas generaciones que necesitan tu feedback.  Estos sencillos gestos ayudan a reforzar su productividad y les harán  entender que son apreciados y respaldará sus objetivos profesionales  futuros dentro de la organización.

8. Ofrecer distintos canales para la comunicación: Además de tener  abierta la posibilidad de hablar en persona, por teléfono, por email o  a través de la internet de la empresa, ofrece a tus empleados la  posibilidad de estar en contacto a través de otros modalidades de  comunicación, como Whatsapp o Twitter, que puede ser una manera menos  tradicional pero sin duda eficaz para ‘conectar’ con un grupo  creciente de colaboradores y entender mejor sus maneras de comunicarse.

¿Convives en tu día a día profesional con una fuerza de trabajo que  pertenece a distintas generaciones? ¿Cuáles son tus experiencias? ¿Qué  te funciona y qué no te funciona trabajando con ellos? Nos encantaría  conocer tu opinión.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.