News

Una reforma laboral con objetivos ocultos, tal vez necesarios

por | Mar 1, 2012 | Area recursos humanos | 0 Comentarios

Reforma laboralEl RD Ley 3/2012 de 10.02.2012 acaba de convertir en legal una reforma laboral en nuestro país. Partiendo de la base, que es discutible, que todos los seres humanos somos éticos, responsables, capaces y libres y del añadido, no discutible, que nuestro país está en una zona económica de alta competencia y sujeto a las presiones de la globalización, podemos aplaudir dicha reforma, básicamente, no por el hecho de abaratar el despido, sino principalmente porque le da al empresario la potestad de organizar como crea conveniente la división del trabajo en su empresa y de ajustar su plantilla a las necesidades económicas  de cada momento.

Dicho lo anterior entremos un poco en profundidad en algunos puntos. Esta reforma va a facilitar la contratación y un cambio de modelo empresarial. Posiblemente no, al menos a corto  plazo. Simplemente por el hecho de que los problemas de nuestra competitividad no están en los costes salariales unitarios, aspecto que esta reforma pretende rebajar. Los problemas en nuestro tejido empresarial están en:

1. La dualidad en los contratos. La reforma laboral aprobada se olvida totalmente de este aspecto
2. Una muy baja calidad directiva y de gestión. La reforma laboral aprobada no dice nada al respecto
3. Poco interés y conocimiento por la aplicación de las tecnologías de información y los cambios organizativos orientados a mejorar la productividad. En un país en exceso subvencionado, es este el motor que mueve a hacer cosas, y no el propio interés del empresario por mejorar. . La reforma laboral aprobada no dice nada al respecto
4. La formación a través de la empresa es muy baja y de poca calidad. Parece que no hay demasiado interés en formar para mejorar la organización empresarial y sí para rellenar estadísticas y justificar subvenciones. La reforma laboral aborda tímidamente este aspecto incidiendo en la orientación hacia un modelo “dual” de formación, tipo Alemania, de imposible aplicación es España.
5. Costes no salariales, tales como la seguridad social a cargo de la empresa que disparan el coste salarial un 30% por encima del salario bruto del empleado. A ello hay que añadir altos costes de la energía, las telecomunicaciones. La reforma laboral aprobada no dice nada al respecto
6. Por último para colmo, se junta una cerrojazo en el crédito (reforma financiera también aprobada no va a solucionarlo a corto plazo) y enormes deudas por parte de la administración pública a las pymes. La reforma laboral aprobada no dice nada al respecto

Hay que ser conscientes que nuestro tejido empresarial es muy pobre, muy atomizado. Nuestras pymes concentran el 82,2% del empleo total, siendo la media de la UE el 73,3% y en USA el 50%. Por lo tanto los países competidores tienen un tejido empresarial de mayor tamaño. Nuestras pyme no crecen. Además desde 1976 hasta 2006 solo ha habido 3 años en los que la tasa de paro bajo de 2 dígitos

¿Entonces qué persigue esta reforma laboral? A mi entender persigue dos cosas que están en el fondo:

1. Regenerar la composición de las plantillas a coste aceptable. Muchas empresas se encuentran con plantillas sobredimensionadas o con gente de una cierta edad y antigüedad muy acomodada y que resultaba muy caro removerlas. Ahora se podrá hacer con 20 días por año. La reducción de costes es significativa. Si las sustituye por personas más jóvenes, mejor formadas y la empresa sabe sacarle provecho, bienvenida sea la reforma. El efecto a corto es que aumentará el paro y se van a encontrar en situación de paro personas cuya recolocación va a ser problemática. Esta es la parte dolorosa
2. Devaluación interna de salarios. Dado que no podemos devaluar la moneda, el único camino para competir vía precios, que es un clásico en nuestra economía, es depreciar los salarios. La reforma abre esta posibilidad. El empresario va a tener amplio margen para renegociar condiciones laborales y el salario es una de ellas. Esto puede ser un error. Seguir compitiendo solo por precio, o aspirar solo a ello, nos condena a la cola de los países desarrollados. Además no somos grandes exportadores. Nuestra fuerza de consumo reside en el consumo interno. Y la medida mencionada va a deprimir más el consumo interno.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.