News

Todo se ve oscuro

por | Mar 14, 2009 | Learning experience | 0 Comentarios

Los tiempos inmediatamente venideros sean tal vez tan oscuros como los actuales, es posible. Todo está inundado de pesimismo. Es duro ver como “una forma de vida” posiblemente se desmorona.

El capitalismo de tanto en tanto da unas sacudidas tremendas, ya ocurrió con la crisis del 29 y si no recuerdo mal con la de los tulipanes en Holanda, allí por el siglo XIV.

Pero cada vez que esto ocurre, después de una prolongada sequía, el capitalismo surge con mayor fuerza y renovado. Esta vez es posible que ocurra lo mismo. Y es posible que demos luz “por fin” a la denominada sociedad de la información y el conocimiento.

Lo más duro, en los momentos actuales es ver como todo se cae y resistirse a reconocerlo. Resistirse a entender que:

1. En efecto todos somos más pobres ahora que hace un  año, algunos mucho más que otros.
2. Algo profundamente está profundamente tocado en este sistema o modo de vida global.
3. Que lo que empezó como crisis financiera se contagió a la economía real y esta revuelve su contagio a la economía financiera, posiblemente sumiendo con ello a la economía real en un mayo hoyo
4. Que las medidas, por cierto, muy similares en todo el mundo, y a mi entender un tanto trasnochadas no están dando ningún resultado

¿Qué hacer entonces? Suicidarse. No ni mucho menos. Hay luz al final. Siempre y cuando seamos capaces, todos, empresas, gobiernos y personas, de reconocer abiertamente que esto ha cambiado profundamente y que somos más pobres, lo que nos llevará drásticamente, entonces posiblemente a:

• Reconocer nuestra mayor pobreza
• Actuar en consecuencia. A nivel de personas proceder a reajustes a la baja en forma sería
• A nivel de la economía en general a un reajuste drástico de precios a la baja
• A nivel de empresas a reajustes serios de bajada de salarios, pero todos, los directivos los primeros. Adiós a los bonus y a los sueldos millonarios
• A los estados, especialmente al español, a revisar seriamente su funcionamiento, reducir la clase funcionarial y re-estructurar su organización, volviendo si es necesario a formas más centrales y menos despilfarradoras

Siempre hay luz al final, pero pasa siempre por reconocer de forma muy seria y asumir la situación real actual, y de eso la verdad se ve poco. Todos confían en las medidas milagro de los tiempos de Franklin Delano Roosevelt, que por ciento no fueron las que salvaron la crisis del 29.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.