News

Se Busca: una Oportunidad o una Amenaza

por | Nov 18, 2007 | Area recursos humanos | 0 Comentarios

“Las oportunidades son como los amaneceres: Si uno espera demasiado, se los pierde”William George Ward (1812-1882)  Escritor y teólogo inglés

Todos seleccionamos cada día, la ropa, la comida, el color de pelo, un regalo y ¿por qué no?, un amigo o un compañero de viaje.

Sin embargo, cuando nos encontramos en el grupo de los que podemos o no ser seleccionados por alguien, para la amistad, para ser invitados a una fiesta, y ya no digo nada si nos encontramos inmersos en un proceso de selección para un determinado trabajo, nuestra actitud cambia de forma radical.

Unos deciden generar una sobreestimación de su valía y por consiguiente un menosprecio del seleccionador, del que esperan se ponga a su servicio, suplique y ruegue por su disponibilidad, su atención y su tiempo. No importan en este aspecto ni el nivel ni la complejidad del puesto. Tampoco hay diferencias entre recién titulados y directivos de larga y dilatada trayectoria profesional.

Otras veces, ante un proceso de selección nuestra autoestima se viene abajo, aparecen las dudas, se buscan opiniones, asesoramiento, sugerencias, de personas con las que tenemos confianza o nos generan algún tipo de admiración, y en las más de las ocasiones seguimos sus consejos, que no por falta de ser bienintencionados, pueden ser los más apropiados. Cómo ofrecer la mano, cómo explicar una salida de una empresa, los logros, los defectos, etc., etc.

Pero, digo yo, no será más oportuno ser uno mismo, ser consecuente con uno mismo, con nuestros valores, con nuestras expectativas reales ante un nuevo trabajo, entender que desde la realidad personal, la seguridad en sí y la madurez, podemos mostrarnos tal y cual somos, y de esta manera todos los protagonistas podrán tomar las decisiones más certeramente.

Ofrecer una imagen de confiabilidad nos dará la oportunidad de crear una relación de GANAR-GANAR con el Entrevistador, bien sea para el proceso en el que nos encontramos o para otro en el que el encajemos mejor.

De igual modo, posturas encontradas frente al diálogo y el conocimiento mutuo solo serán la amenaza, que nos impida acceder a las puertas de otras alternativas que nos den la llave de nuestro futuro profesional.

Porque como dicen los estudiosos, la persona que necesitas se encuentra tan solo a dos personas de ti.

Del “ENTREVISTADOR” hablaremos en siguientes capítulos…

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.