News

Optimismo e ilusión

por | Mar 22, 2011 | Area recursos humanos | 0 Comentarios

Optimismo e ilusiónHace poco asistí a una curiosa conferencia impartida por Richard Vaughan, a raíz de la publicación de su libro “Nuestra hora en el escenario”. Richard es un conocido profesor de inglés, empresario, que lleva años en España. Nos dio una visión de cómo nos ve. La conferencia me gustó y me llamó la atención lo siguiente:

  • Dice que en España el “no” va por delante. El fatalismo y pesimismo lo envuelve casi todo.
  • Cree que somos probablemente el pueblo más preparado para los éxitos: la habilidad del mediterráneo, la nobleza del castellano, la visión de los atlánticos; con las actitudes adecuadas, el pueblo español sería imparable… Pero estamos llenos de demonios infundados.
  • Considera que hay que revisar el refranero español, que está lleno de pesimismo y atavismo. “Más vale pájaro en mano que ciento volando” “Piensa mal y acertarás” “Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”.
  • Somos un pueblo que no admite errores. Pero solo cometiendo errores se aprende.
  • Considera que tenemos complejos infundados. No sabemos inglés, pero tampoco lo saben los japoneses o alemanes o italianos. Y no por eso dejan de hacer negocios fuera.

Es muy posible que sea cierto. Somos un pueblo pesimista. El espíritu trágico del 98 posiblemente todavía lo impregna todo. Nos falta ver las cosas con optimismo e ilusión y considerar que podemos. Si volvemos la vista atrás hemos hecho grandes cosas en la historia y lo  más reciente, hace 36 años una transformación política por la que nadie daba un duro, en circunstancias económicas tan adversas como las de ahora y desde hace una década presentamos éxitos deportivos enviados por todo el mundo y tenemos destacados científicos, en especial en el campo de la medicina.

Ciertamente si uno oye la radio, ve la televisión, lee los periódicos o escucha las tertulias, la cosa es como para temblar. Además el gobierno y la oposición con su baja profesionalidad no ayudan en nada. Solo siembran discordia y desconcierto.  Además el reciente informe del CIS dice que el 83,9% de los españoles está preocupado por el paro y una mayoría opina que las expectativas para el año que viene son peores. Y para acabarlo de rematar esta mañana Moody,s nos baja la calificación.

Desde luego todo está impregnado de pesimismo. Es muy posible que esta crisis económica que nos atenaza ya sea una crisis fomentada y basada en un pesimismo crónico. Es necesario y urgente sacudirse este pesimismo de encima. Es necesario empezar a inyectar optimismo e ilusión. Desde los medios de comunicación hasta la clase empresarial. Hay que hacer un esfuerzo por enfocar el futuro con ilusión. Ir de pesimista y de víctima por la vida es de estúpidos.

Puede que si empezásemos a dejar atrás el pesimismo crónico y darle más optimismo e ilusión a nuestros actos, acuerdos, negocios, comportamiento, las cosas empezasen a enderezarse. Puede que el sentido trágico que nos invade empezase a difuminarse.

De un buen amigo aprendí que “el no siempre está ahí”. Porque no intentarlo e ir a por el sí. Merece la pena. Al menos en el proceso del intento te diviertes y te posicionas en una actitud optimista.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.