News

¿Nos hemos precipitado con memorias Responsables?

por | Oct 30, 2007 | Learning experience | 0 Comentarios

Parece ser una nueva moda, de repente todas las empresas quieren demostrar lo responsables son.

En los últimos dos o tres años ha aflorado como las setas un nuevo fenómeno: las llamadas memorias de Responsabilidad Social Corporativa, o Responsabilidad Social Empresarial, o Responsabilidad Corporativa, o de Sostenibilidad o cómo se las quiera llamar.

Pero, ¿de donde viene este afán de las empresas para publicar estas memorias? ¿Alguien ha pedido que las empresas las publiquen? ¿Son necesarias? ¿Cuántas personas las leen?.

Empezando por el final: ¿Cuántas personas las leen? La respuesta es probablemente muy pocas. Pero esto no es de extrañar porque, a fin de cuentas, el número de personas que verdaderamente leen las múltiples comunicaciones e informes que emiten las empresas es pequeño (aunque quienes los reciben pueden ser muchisimos).

Entonces, ¿son necesarias? Depende. Para evaluar la efectividad de cualquier comunicación hay muchos factores que entran en juego. Sin embargo, si son necesarias depende por una parte de quién o quienes demandan esta información, y por otra de si la información les parece creible y por tanto es de utilidad para ellos.

Respecto si “¿alquien ha pedido que las empresas las publiquen?” sospecho que en el caso de España la respuesta es no.

Entonces, ¿de donde viene este afán de las empresas por publicar estas memorias? En muchos casos me temo que las empresas se han precipitado, y llegados a este punto se encuentran en la obligación de continuar publicando estas memorias.

Las primeras empresas en publicar este tipo de memorias, principalmente en el Reino Unido, llevaban tiempo profundizando en su relación con sus grupos de interés, y fue un paso natural la publicación como forma de satisfacer sus necesidades de información.

Por lo que respecta a España, en muchos casos las relaciones entre las empresas y sus grupos de interés todavia necesitan madurar, y quizás ha sido algo precipitado comenzar a publicar informes tan extensos.

Llegados a este momento, ¿y ahora qué? Voluntariamente las empresas ya han asumido esta nueva obligación y tendrán que demostrar que son responsables. Lo que es cierto es que la mayoría todavía tienen mucho por hacer.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.