News

Más Facebook y menos organigramas

por | Sep 5, 2012 | Area recursos humanos, Coaching | 0 Comentarios

Me inspiro para este post en el provocador título del artículo de Edwin Gardner: “Ya no necesitamos más arquitectura, ahora tenemos Facebook” donde habla de cómo las redes sociales nos permiten conocer personas de todo el mundo y crear un entorno virtual donde y a no necesariamente necesitamos salir a la calle para relacionarnos. De alguna forma las redes sociales dan respuesta también a una de las funciones de la arquitectura urbana que es la de crear espacios para favorecer el discurso social.

¿Y qué pasa dentro del contexto de las empresas? ¿por qué digo más Facebook y menos organigramas?

Tranquilo, en realidad no creo que no necesitemos organigramas, suelen aportar cierto orden y claridad, pero quería destacar que la organización funciona más allá de un organigrama, los negocios son conversaciones y redes, e intentar explicar el funcionamiento y aportación de las personas tan sólo por el título de su puesto y su estatus en el organigrama, es una visión muy rígida y limitada.

Los hiperenlaces y las redes sociales socaban las jerarquías, mientras que los managers tienen personas en sus equipos, los líderes de opinión en las redes y en los foros tienen seguidores. En las organizaciones el liderazgo se otorga por posición en el organigrama, mientras que en las redes las personas eligen libremente a quién seguir, y seguirán a aquellos que más les aporten. Las órdenes se sustituyen por conversaciones. En el organigrama los profesionales hacen lo que está permitido, en las redes las personas hacen lo que no está prohibido. En la organización los profesionales se comprometen con sus responsabilidades, en las redes con aquello en lo que creen y con lo que de verdad les interesa.

El hombre es un ser social, y siempre ha sentido la necesidad de conectarse y relacionarse, lo que sucede es que la tecnología actual hace más visible nuestra parte social.

¿Recuerdas las centralitas telefónicas cuando en los pueblos, la conexión telefónica dependía de la persona que controlaba la centralita? ¡qué poder!… parece la prehistoria pero fue hace menos de 60 años. El cambio tecnológico de las tecnologías 2.0 es importante, pero no menos el cambio social y organizativo. Las redes sociales nos ofrecen, también dentro de las organizaciones, la posibilidad de conectarnos con otros profesionales, que hasta hace poco estaba controlada por la jerarquía organizativa.

Desde el punto de vista empresarial, se desarrolla cada vez, con más fuerza, un tipo de management que entiende las organizaciones como organismos vivos, como sistemas que crecen y evolucionan, conformados por complejas redes de relaciones entre las personas, que afectan a la gestión.

Las redes tienen topología, complejidad y espontaneidad, están vivas. Expresan mejor las relaciones organizativas. No son organizables, ni predecibles, lo que las hace todavía más hermosas, son “supraorganismos” de organismos conectados. Son mucho más bellas que los estáticos organigramas.

De momento estamos aprendiendo a utilizar los socialmedia para nuestra vida personal, para comunicarnos con nuestros clientes, para dar a conocer nuestro trabajo, pero… ¿Estamos preparados para gestionar y trabajar en modo redarquía? ¿Estamos preparados para conversar?

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.