Area recursos humanos / compromiso, Equipo, Gestión, liderazgo, valores / julio 7, 2011

La gestión por valores. Guardiola y el FC Barcelona

La gestión por valores. Guardiola y el FC BarcelonaA nadie se le escapa, aún cuando no sea aficionado al futbol, que el FC Barcelona está escribiendo una brillante página en la historia del deporte. Página que está siendo analizada y estudiada por muchos, dentro y fuera del deporte, con ánimo de extraer un aprendizaje.

¿Dónde reside el éxito? ¿Es trasplantable el modelo a cualquier otra empresa? Vayamos por partes. Podemos decir que el éxito reside en un trabajo bien hecho, ¿pero cuál es la base de ese trabajo? Quizás lo podamos descubrir si analizamos el comportamiento de los jugadores dentro y fuera del campo.

Dentro del campo funcionan auténticamente como un equipo. Cada uno sabe lo que ha de hacer en su puesto y como su juego contribuye al del conjunto. Qué duda cabe que estos mecanismos no se aprenden de la noche a la mañana, se cultivan. De ahí la importancia de la cantera. La base del equipo es la cantera, en la que la configuración de equipo y los valores que ello conlleva se practican desde edad temprana. El trabajo de la cantera trasciende al primer equipo, premiándose con ello el esfuerzo y ascenso desde abajo.

Otro aspecto que destaca en el campo es que las individualidades no se admiten. El talento individual se pone en práctica al servicio del colectivo. Todo aquel que no lo entiende así es apartado del equipo, por muy bueno que sea. Véase el caso de Deco, Ronaldinho, Eto’o o Ibrahimovic. Obviamente el equipo deja un espacio al individuo para desarrollar y poner en práctica su talento, pero este talento siempre debe contribuir y estar al servicio del equipo.

Los pequeños, pero importantes detalles. Siempre se tiene el momento justo para que el jugador destacado en el partido reciba el homenaje del público. O el excelente detalle a la conclusión del partido de Wembley, cuando se le entrega el brazalete de capital a Erich Abidal (que retornaba después de una delicada operación) para que sea él el que levante la Copa de Campeones de Europa.

Por lo tanto observamos que el equipo en su actuación rezuma un conjunto de valores, tales como: esfuerzo, sentido de equipo, lo colectivo por encima de lo individual, el reconocimiento (de tus propios compañeros), el sacrificio, el compromiso con unos colores.

¿Y fuera del campo? En la conducta fuera del campo, principalmente en las declaraciones del entrenador y los jugadores, ahí aparecen de nuevo otros valores: la humildad, la prudencia, la constancia, el amor al trabajo bien hecho, el asumir los errores, el respeto al rival. Nunca se da un partido por ganado antes de jugarlo. Persiste un escrupuloso respeto al otro, lo que obliga a que tu equipo se esfuerce. Al tiempo, las derrotas, se asumen como propias, por errores propios y no se culpa a terceros de tales hechos.

Vemos por lo tanto que el FC Barcelona asienta estos tres años de éxitos, comandados por Josep Guardiola, en el sustento de valores firmes inculcados en una plantilla, en la que la mayoría los vive de pequeños insertos en la filosofía y cultura de la Masia.

Las empresas, en su gestión pueden aprender de esto. Yo creo que sí y mucho. Pueden aprender:

1.    Es importante desarrollar una filosofía y cultura de empresa. Filosofia y cultura que deben sentir tus empleados en la empresa. Debe servir de regla de conducta para todos
2.    La misma filosofía y valores deben sentirla y apreciarla lo clientes. Estos deben saber que no solo están comprando productos o servicios. Sino que lo que están haciendo a una empresa que responde con un código de conducta y que el mismo es un referente
3.    Sembrar y desarrollar un conjunto de valores que impregnen la conducta de los empleados.
4.    Crear equipos eficientes, dando sentido a valores tales como el compromiso, la pertenencia y el esfuerzo. No admitir veleidades ni individualidades en el equipo
5.    Premiar el esfuerzo desde abajo. Esa es la cantera de la empresa. Los empleados deben ver que el ascenso, el asumir nuevas responsabilidades es posible. Y no contemplar que los mejores puestos son siempre para los de fuera.

Podríamos decir, para concluir, que ahora sí, el FC Barcelona es “més que un club”, dado que ha conseguido crear un modelo que está tratando de ser comprendido e imitado por muchos otros, tanto en lo deportivo como en lo empresarial

Comentarios (0)

Deja un comentario

Lo más reciente