News

La estrategia del bollo y la Nintendo

por | Mar 30, 2010 | Area recursos humanos | 0 Comentarios

La estrategia del bollo y la NintendoManual básico para familias empresarias PARTE I

Al igual que todos los niños, mis hijas quieren una Nintendo. Son dos niñas con las mismas ganas de jugar que todos los niños. Sólo hay un pequeño matiz. Herederán un grupo empresarial, ejerzan o no. Son muchos los empresarios desolados por la falta de implicación de sus hijos en lo que ha sido el proyecto empresarial de una vida entera. Creían que con pagar los mejores colegios y las universidades más caras era suficiente para formar grandes profesionales. Pero no. Así que como madre, como empresaria, me he puesto el gorro de “hagamos que suceda” y he diseñado La estrategia del Bollo y la Nintendo.

La estrategia del bollo y la Nintendo tiene una base sencilla: la ilusión por tener una Nintendo. El segundo elemento fundamental es el bollo. Algo relativamente sencillo de hacer que acapara grandes elogios. El elogio es un elemento motivador trascendental a estas edades. Juntemos ambos pilares y a hacer empresarias. Su pequeña empresa funciona de la siguiente manera. Yo, entidad financiadora, les he prestado los 10 euros con los que han comprado huevos, harina y azúcar. El resto de los ingredientes menores vienen dados como patrimonio empresarial familiar. La infraestructura de cocina también. La receta es de la chica que trabaja en casa a quien han pagado un canon de “know how”.

Cada bollo lo vende a 5 euros y con el dinero que poco a poco van ahorrando podrán comprarse su Nintendo. Cada una debe hacer un bollo completo por si sola y buscar comprador. Por supuesto el dinero va a una hucha común de la que deberán devolverme mis diez euros. Y claro, con el beneficio sólo vamos a comprar una Nintendo. Esfuerzo por separado para un fin común.

Con esta simpleza pretendo desarrollar una serie de capacidades que van a tener que asumir. Lo primero entender las reglas del juego: buscar financiación, gestión de la mano de obra, gestión de los recursos, afrontar el proceso de comercialización … Una vez que comprenden el proceso en su cocina y con sus dificultades, nos vamos juntas a las instalaciones industriales de la empresa y les voy explicando las similitudes entre sus bollos y la producción real. Les encanta, les parece sencillo y se creen capaces. Hay una implicación directa porque ya “tienen” una empresa, saben cómo funciona y saben que van a tener “otra” empresa que también tendrán que hacer funcionar.

No sé si mi estrategia del bollo y la Nintendo tendrá sus frutos. Desde luego para mi es una estrategia tan elaborada y compleja como la última decisión de inversión industrial.

Como empresaria soy consciente de que cada noche debería preguntarme ¿Qué he hecho hoy para ayudarlas en lo que sin escape tendrán que asumir? El verdadero futuro de nuestra empresa está en las niñas que están sentadas en el sofá mientras mamá orgullosa escribe este artículo a su lado con el portátil. Pero aquí no acaba lo cosa. Hemos abordado la comprensión del proceso y la implicación. Pero nos queda el pilar más importante: la asunción de la responsabilidad empresarial. Para eso también hay una clave sencilla:“la estrategia de los subrayadores de colores”.

No nos engañemos. La verdadera clave del traspaso generacional lo tienen las secretarias en su maravilloso cajón lleno de subrayadores de colores. Pero eso necesita otra explicación detallada que abordaremos en otra entrada de Blog.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.