News

Gestionar en tiempos de escasez

por | Mar 12, 2008 | Area recursos humanos | 0 Comentarios

No es lo mismo que gestionar en tiempos de bonanza, no.

No es lo mismo, ni el entorno, ni las competencias que hay que poner en marcha para hacer una gestión exitosa en circunstancias de crisis.

Los gestores que yo llamo “unidimensionales”  o “de piñón fijo” siguen aplicando las mismas recetas que en los tiempos de bonanza, sólo que con más presión. Evidentemente no dan los mismos resultados y la presión puede llevar a la explosión o a la extenuación.

Existe otra tipología de gestores que llamamos “mal criados” que siempre han gestionado con abundancia de recursos y en tiempos de viento a favor, pero que, ante una fuerte crisis, se quedan “bloqueados” y se paralizan. No hacen nada, no saben hacer nada: esperan y esperan a que vuelvan de nuevo los buenos tiempos pasados. Muchas veces esos tiempos pasados vuelven, pero cuando ya es demasiado tarde.

Están también los “destructores” para quienes gestionar en tiempos de crisis significa cortar, deshacer, despedir. Ponen todos sus sentidos en los costes, en reducirlos al máximo hasta poner el “motor de la organización  a ralentí” e invernar hasta que pasa la tormenta. Está claro que cuando la tormenta ha pasado, el poner el motor de nuevo a las revoluciones de crucero y el restañar las heridas que los cortes produjeron lleva su tiempo y un tiempo precioso.

Propongo aplicar dos tipos de comportamiento que se refuerzan mutuamente:

Imaginación

La sabiduría popular ya lo dice: el hambre agudiza el ingenio o, dicho a la inversa: la solución al hambre se alcanza agudizando el ingenio. Cuando se dice “es más listo que el hambre” nos referimos no a la inteligencia, “listo” aquí quiere decir imaginativo y flexible para buscar soluciones en un entorno nada fácil.

La habilidad que tengamos para descubrir y aplicar usos alternativos de los recursos disponibles y la innovación que pongamos en marcha para generar nuevos ingresos desde nuevas fuentes, serán la clave para una gestión eficaz.

Austeridad

Economía de guerra. Una forma clara y elocuente de trasmitir que estamos en tiempos difíciles es que se vea la austeridad a todos los niveles.

El ejemplo que de esta austeridad trasmita la Dirección produce dos grandes valores: ahorro de costes que no aportan  directamente al negocio y dirigir con el ejemplo sensibilizando a toda la organización de que se está en tiempos difíciles, espoleando así la imaginación de todos.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.