News

¿Están nuestras empresas preparadas para la innovación?

por | Ago 10, 2011 | Area recursos humanos | 0 Comentarios

¿Están nuestras empresas preparadas para la innovación?Tal como yo lo veo y por la información que manejo, la inmensa mayoría de las empresas (un 95% o más) siguen con estructuras tradicionales. Heredadas de F.W. Taylor. Es lo más fácil. Pongo un capataz al frente y ale a currar. Por lo tanto la organización de nuestras empresas, como las de la mayoría que hay por ahí fuera (no nos engañemos, a ver si creemos que alemanes, o americanos, o ingleses, son más listos, no, tienen los mismos frenos y las misma visiones en su mayoría que nosotros). Que hacer, como generar el cambio? Es complejo, ya que se trata ante todo de un cambio cultural, de mentalidad, la gerencia, los propietarios, la alta dirección deben cambiar de visión y entender que el modelo taylorista va bien para producir, pero no va bien para generar ideas, entrar en mercados, establecer relaciones con clientes, generar servicios, retener talento .etc.

Bueno ahí van algunas ideas para afrontar un cambio en la división y organización del trabajo (estructura organizativa). Cambio que no se antoja fácil, no exento de riesgos y en el que en muchos casos no lo podrán hacer la mayoría del estamento directivo que ahora está al mando (no están culturalmente preparados para ello):

1. Asuma y pierda el miedo al cambio. Admita que otra forma de dirigir y dividir el trabajo es posible. Una forma más abierta, participativa y flexible. En la que el equipo es el eje.
2. Despida a todos los jefes tóxicos de su empresa. Que seguro que hay unos cuantos. Ah! y Vd. director general mírese no sea que Vd. sea un jefe tóxico.
3. Empiece creando espacios físicos de libertad compartida. Publique, enuncie proclame que el jefe no es más que un coordinador, un entrenador, un colaborador destacado. Pero el ritmo, el camino, la acción la marca el equipo
4. Escuche a las redes sociales. Sea capaz de crear una para su empresa. Se puede llevar sorpresas enormes. Verá como se puede llevar sorpresas enormes en sentido positivo
5. Tolere el error y el fracaso en su organización. Solo de un cúmulo de fracasos se consigue la luz. A Edison le echaban en cara que tuvo muchos fracasos antes de inventar la bombilla incandescente. El respondió que todas esas pruebas solo fueron descubrir formas ciertas de como no se construye una bombilla incandescente.
6. Olvídese de departamentos y áreas. Organice todo el trabajo por equipos o procesos significativos, que aporten valor a la empresa. Deje que esos equipos actúen de una forma retante y estimuladora
7. Cree un soporte formal, burocratizado, y muy apoyado en las TIC para soportar toda la operativa que se generara de la estructura de «equipos reticular» en la que se convertirá su empresa
8 Considera a las TIC como un gran aliado en la comunicación, intercambio de ideas, colaboración y realización de trabajos y proyectos.
9. No catapulte a la jefatura a los mejores técnicos. Es un error. Catapulte a la jefatura a aquellos que tienen cualidades para animar, impulsar e ilusionar a las personas
10 Facilite los ascensos o los reconocimientos horizontales.

En fin como veréis quedan muchas cosas por hacer y todas ellas complejas. Y lo más grave muchas de las cosas enunciadas no son meros cambios formales o técnicos, son cambio de alto calado cultural. Pero en cualquier caso a por la organización dinámica, abierta y flexible, que ordena el trabajo en torno a los equipos, y cada uno de ellos representa una línea de negocio, de actuación.

De todas formas, antes de atacar un cambio de tal tamaño piensa muy bien «quien es tu empresa», qué hace, cual es su estrategia principal. No es lo mismo una empresa en la que su estrategia es el servicio y la cercanía al cliente, a otra en el que el punto fuerte en la realización de un producto concreto. Los ámbitos de innovación y la importancia de la misma pueden ser totalmente diferentes.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.