News

¿Es posible reconducir el problema del paro en España?

por | Oct 17, 2012 | Area recursos humanos | 0 Comentarios

Paro en EspañaSinceramente y lamentándolo mucho creo que no. Nuestro país endémicamente es portador de tasas de paro anormalmente altas. En 32 años, los que van de 1980 a 2012 España registra sistemáticamente tasas de paro por encima del 10%, salvo los años 2005, 2006 y 2007. Según todas las previsiones hasta ahora conocidas alcanzaremos los 6 millones de parados con una tasa superior al 25%.  Y la situación se seguirá deteriorando en 2013 y tal vez en 2014.

¿Cuánto tiempo tardaremos en volver a tasas de paro del 11-12%? Realmente nadie lo sabe, todo pueden ser especulaciones. Lo cierto es que no se está haciendo nada “realmente en profundidad” para poner medidas que mitiguen está situación, digamos en 6 u 8 años.

A mi juicio España tiene dos graves problemas que de no ponerse solución van a hacer imposible mitigar las tasas de paro.

Uno es la educación, desde las familias hasta la universidad. Es un sistema en exceso protector, memorístico y que no da el protagonismo y la responsabilidad al alumno. Unido a un sistema de formación universitaria poco transversal que no facilita la formación interdisciplinar. Así los niños son protegidos en exceso en el seno familiar y esta actitud continua en la escuela y luego prosigue en la enseñanza superior. Lo veo todos los días en mis alumnos, carecen de iniciativa, de sangre, de impulso. Luego les pedimos que se enfrenten a una realidad que es tremendamente dura y cambiante. No están en absoluto preparados. Por lo tanto o se da un giro radical a la educación, empezando por las familias, inculcando a los niños responsabilidad, iniciativa, experimentación y habilidades de relación, comunicación y terminando con los idiomas o va a ser muy complejo tener generaciones que logren trabajos dignos en la era de la globalización

Los perfiles de empleo. En un sistema globalizado, “las tribalizaciones” y los trabajos precarios van a estar a la orden del día. Mientras que los trabajos de calidad han cambiado, y lo harán mucho más, en sus contenidos de exigencia y formación. Son necesarios otros conocimientos y habilidades (idiomas, manejo de la informática, saber trabajar en red, integrarse en equipos, dotes de liderazgo, conocimientos profundos, pero también transversales y complementarios). La mayoría de estudiantes acaban sus programas de formación y tienen bien memorizadas algunas materias, pero carecen totalmente de esos nuevos requisitos.  En todo esto el sistema educativo tiene mucho que decir. ¿Prepara el sistema educativo español a nuestros jóvenes para las nuevas exigencias laborales? Yo creo que no.

Las tecnologías de la información y la comunicación van a seguir destruyendo empleo del de antes y creando nuevos empleos, con exigencias totalmente diferentes. Los trabajos de antes ya no volverán.

El otro problema es el ya sabido de la enorme atomización de nuestro tejido empresarial, es demasiado pequeño. Necesita ganar dimensión y competencias externas. A ello se une las enormes trabas para el emprendimiento, de promedio 40 días para abrir una razón social que ampare la actividad de un emprendedor. ¿Dónde está la Ley de emprendedores que prometió D. Mariano Rajoy? Se hace necesario seguir profundizando en la liberación de sectores y crear las condiciones marco para que se desarrollen en nuestro país empresas de alto valor añadido. No podemos seguir planteándonos competir por precio, nos barrerán, entre otros los chinos.

O se trabaja por parte de los gobiernos, las empresas y las familias, en los dos frentes comentados o la salida va a ser casi imposible. ¿Entre tanto que pueden hacer nuestros jóvenes? Los que se consideren preparados solo pueden hacer dos cosas. Una es emigrar. Hoy en día el empleo es global, trabajo hay, pero lamentablemente en nuestro país no. La otra cosa es emprender. Lanzarse al ruedo del emprendimiento intentando abrirse camino en lo profesional. Por lo tanto, hoy, en este momento, y quizás no se sabe por cuánto tiempo, la salida es individual, la puerta de una salida como país de momento está cerrada y más incierta que nunca.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.