News

El Síndrome de Munchausen Profesional y el Tecnoestrés

por | Jul 11, 2010 | Para profesionales | 0 Comentarios

El síndrome de Munchausen ProfesionalEn la serie de artículos dedicados a los Nuevos Síndromes Profesionales y considerando la acepción de “Síndrome” como fenómeno -no como enfermedad-, hoy voy a hablar de dos fenómenos: el Síndrome de Munchausen Profesional y el Tecnoestrés.

1. El Síndrome de Munchaussen Profesional

Es el síndrome de fingirse enfermo. Los  niños pueden fingirse malitos un día porque no quieren ir al cole, pero eso no es Munchausen: este es un síndrome grave. Las personas afectadas por él se provocan síntomas externos (incluso a través de la ingesta de sustancias tóxicas) que pueden llevarle a la hospitalización. Este es un síndrome muy complejo y los expertos consideran que está más relacionado con la necesidad de llamar la atención que con el interés por escaquearse del trabajo. Su diagnóstico es muy difícil debido al carácter ficticio de la supuesta enfermedad, por los que los médicos tienen que descartar cualquier dolencia física y mental posibles y utilizar a menudo gran variedad de analíticas y procedimientos antes de poder diagnosticar el síndrome de Munchausen. Las consecuencias para las empresas son muy negativas, porque es una persona que se cae en otra, con lo que no pueden ni contar con ella ni prescindir de ella por estar de baja; y para la persona también es negativo no sólo por su falta de honestidad, y porque no encuentra ningún aliciente en el trabajo, sino porque llega un momento en que no sabe cómo parar, sólo encuentra aliciente en la planificación de su próxima baja.

Pero no todos los casos son deshonestos: hay una “delgada línea roja” que divide lo físico y lo emocional. En las consultas de los especialistas se multiplican hoy día los casos de personas con extrañas dolencias causadas por el estrés que provoca serias dolencias que minan su sistema inmunológico. En ocasiones, cuando el diagnóstico no es claro, se consideran de origen psicosomático y a los pacientes no les queda más que sufrir la dolencia sin un tratamiento adecuado.  Lo que sí tienen en común la mayoría de esos casos, son las situaciones de sobrecarga de trabajo, ambiente hostil en el trabajo, acoso o mobbing…

2. El Tecnoestrés

El TecnoestrésNo es en sí mismo un síndrome, sino claramente una adicción y es importante tratarla y abordarla como tal. Es la adicción psicológica que puede producir el uso continuado de la tecnología. Los más afectados son los jóvenes, incluso los niños usuarios de tecnología (consolas de videojuegos, MP3, internet, móviles…) Los síntomas apuntan a su necesidad imperiosa de adquirir las últimas novedades que salen al mercado; el  tiempo de utilización, que puede llegar a ocuparles la mayor parte del día alejándoles de interactuar personalmente incluso con su familia; la dispersión y los trastornos en que concentración y memoria que les puede producir el manejo de varios dispositivos tecnológicos a la vez y el empobrecimiento del lenguaje verbal y escrito por el uso de códigos y jergas particulares, por ejemplo en los sms y los chats.

La solución pasa por establecer límites tanto en su uso como en su empleo y fomentar la sociabilidad y la interacción personal de ese joven, pero no es tarea fácil, especialmente si en algún momento tiempo atrás consideramos positivo el que se quedaran en casa distraídos y tranquilos jugando a la videoconsola.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.