News

El Mestizaje, ¿nuestro problema o nuestro reto?

por | Oct 14, 2007 | Area recursos humanos | 0 Comentarios

Somos lo que hacemos, sobretodo lo que hacemos para cambiar lo que somos. (Proverbio brasileño)

El otro día me contaba un Responsable de Recursos Humanos de una importante Planta Industrial, que acoge y emplea a un elevado volumen de personal operario, como el paso del tiempo había permitido que sus Mandos Intermedios fuesen un colectivo plural compuesto de HOMBRES y MUJERES, en igualdad, compitiendo en base a sus competencias y habilidades profesionales.

Poco después se vio en la necesidad de incorporar nuevos operarios procedentes del más allá de los mares y los últimos  confines de la tierra, resolviendo así sus necesidades de personal, y a su vez permitiéndole alcanzar la satisfacción de ver en su empresa asumiendo la globalización, la integración de culturas, religiones y razas, siendo pues una empresa socialmente responsable. P

Pero los problemas no habían hecho más que empezar, pues llegado el momento, se encontró con una inusual, sorprendente y hasta el momento inexistente petición de parte de uno de sus empleados, cuando le dijo:

“Le ruego que en el próximo mes, si mi JEFA tiene que dirigirse a mi, transmitirme alguna instrucción o solicitarme cualquier cosa, lo haga a través de uno de mis compañeros” El Director de R.H. sorprendido, le pregunta:Y, ¿esa petición?, ¿Has tenido alguna dificultad con tu JEFA?

A lo que el empleado respondió: “No se si usted sabe que soy musulmán y llega el mes más sagrado para mí, El Ramadán, en el que yo seguiré cumpliendo mi obligación, pero mi religión impide que una mujer se dirija a un hombre en este tiempo».

Cuantas más situaciones como la relatada no nos estamos encontrando todos y cada uno de nosotros. Hasta ahora este país ha estado sujeto a unas normas de trabajo acordes con la cultura mayoritaria y, a pesar de estar siendo testigos de cómo se abren otros comercios, se comercializan otros productos de alimentación, se generan nuevo servicios, en la empresa aparecen nuevas demandas, a las que no sabemos como dar respuesta.

Desarrollar, fidelizar, motivar son aspectos que hoy no solo conciernen a nuestros más punteros directivos y jóvenes titulados, a los que nos ha costado tanto atraer y contratar, es menester ocuparnos del conjunto de personas que hacen posible que nuestro entorno empresarial perviva, dentro de la competitividad global y dando respuesta a las expectativas que tantos y tantos, han puesto en nuestro forma de vivir y sentir.

Mi pregunta es ¿cómo?, ¿desde donde arrancar con el planteamiento?, ¿están las organizaciones preparadas para incorporar los ajustes oportunos a tiempo?, ¿por qué no se habla con mayor naturalidad de este hecho de manera que permita realizar planteamientos que supongan el enriquecimiento de todos los implicados a nivel empresarial y social?, ¿existe miedo a la consecuencias que su normalización pueda acompañar?,… creo que el listado de preguntas puede resultar infinito y las medidas a tomar inmediatas.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.