News

El kit de la pasión

por | Nov 21, 2012 | Area recursos humanos | 0 Comentarios

La primera persona que me habló con verdadera pasión de su trabajo,  fue el robusto hombre de barba y manos anchas que sale en la foto, mi amigo Freddy de Namibia. Freddy me hablaba de su amor por los animales, de las horas que dedica a estar en la sabana, a enseñar sus encantos a los europeos y americanos que visitan África. No era capaz de entender cómo en las ciudades podemos someter nuestras vidas al desasosiego de hacer día tras día algo que no nos apasiona.

Hoy leyendo a Sir Kevin Robinson y sus teorías sobre educación no puedo evitar dedicar un breve post a la pasión. Sin pasión no hay éxito. Ni profesional, ni personal. Es imposible que un científico haga avances importantes si no le puede la pasión por la búsqueda. Ni que un inventor cree sin que le abrace la pasión por una solución. No se puede ser buen estudiante sin pasión por aprender. Ni vendedor sin pasión por convencer.  Ni directivo de éxito sin pasión por liderar.

Por alguna extraña razón que algún psicólogo me tendrá que explicar, solemos ser bastante buenos en lo que nos apasiona. O ¿nos apasiona aquello en lo que somos buenos? Es igual … Talento: el otro ingrediente del éxito. Combinar pasión y talento no es ninguna quimera.  Y talentos tenemos todos. ¿Conoces los tuyos? ¿Y los de tus hijos?  Buscar esos talentos y combinarlos con nuestras pasiones es esencial para una vida llena de satisfacciones, según Sir Kevin y según mi amigo namibio. El éxito,  el profesional, pero sobre todo y más importante, el personal está detrás de ese sencillo coctel. ¿A qué estamos esperando?

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.