News

Dime cómo pagas y te diré quien eres

por | Oct 16, 2007 | Area recursos humanos | 0 Comentarios

Muchas veces nos engañamos a nosotros mismos cuando, como gestores, hablamos de la cultura, valores, estilo de nuestra compañía.

Confundimos nuestros deseos (el cómo nos gustaría que fuera) con la realidad, con lo que fomentamos que sea.

El papel y la palabra lo aguantan todo:

Podemos pedir y buscar profesionales que se integren en la compañía y quieran hacer carrera en ella, que se comprometan, que cojan el proyecto como suyo, que colaboren y trabajen en equipo, que hagan un trabajo con visión a largo plazo, con espíritu de emprendedor, independientes y autónomos en su trabajo…

Pero, quizá,  en realidad estamos fomentado valores bien distintos.

La piedra de toque para comprobar qué es lo que, de verdad, estamos fomentando es la política salarial: el cómo pagamos y porqué cosas estamos pagando: “Obras son amores y no buenas razones”.

Las respuestas a preguntas como las siguientes son la clave:

¿Qué supone la retribución fija respecto al total de la compensación? ¿Qué criterios determinan la retribución fija?, ¿La categoría?, ¿El nivel jerárquico del puesto?, ¿El nivel de responsabilidad/aportación del puesto y el rendimiento individual? ¿Rendimiento cuantitativo, cualitativo o ambos?, ¿La capacidades de cada profesional?….

¿Qué criterios se aplican para determinar los incrementos del salario? ¿Hay retribución variable?, ¿Es variable a corto?, ¿Es un bonus?, ¿Es prima?, ¿Es comisión?, ¿Qué supone respecto al total de la compensación?, ¿De qué depende el variable para ser cobrado? ¿Sólo de resultados cuantitativos?, ¿Resultados individuales o colectivos? ¿De competencias puestas en práctica por cada uno? ,¿Sólo de qué y cuanto se ha conseguido o también del cómo? .

Por hacerlo simple: Un salario fijo, bajo; un variable, alto en función de resultados cuantitativos personales, incrementos futuros en función de la recomendación que haga su jefe,…en modo alguno ayudará a encontrar, atraer y retener a profesionales que reúnan los valores y competencias que hemos descrito más arriba.

Lo que realmente se busca, en este caso, es un peleón a corto, un individualista con cuchillo en boca, orientado a traer resultados no importa cómo y
con un respeto reverencial por la jerarquía.

Sugiero un ejercicio simple, Plantéate las preguntas de más arriba u otras similares. Aplícalas a tu organización. Escribe qué cultura, valores, estilo estás fomentando con cada una de las respuestas. Compáralo con lo que querrías que fuera la cultura, valores  y estilo de tu organización. Actúa en consecuencia.

 

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.