News

Ana Patricia Botín pide crédito a los Mercados

por | Sep 16, 2014 | Para profesionales | 0 Comentarios

Ana Patricia Botín pero no un crédito monetario (lo más importante no se compra con dinero) se trata de un crédito de confianza.

Hay personas que parece que van a estar siempre ahí. Emilio Botín era uno de ellos. Su inesperada muerte, nos ha conmocionado, sin duda ha sido una figura irrepetible que trasformó un Banco y a la Banca.

El paso del testigo en las empresas familiares es una de las situaciones más críticas que deben afrontar; y aunque el Banco Santander es un gran banco internacional, hablar del Santander es hablar de la familia Botín.

El nombramiento como sucesora de su hija Ana Patricia Botín no ha sorprendido, era la sucesora natural, sin embargo no todos han visto con buenos ojos su llegada al puesto de mando por entender que se hereda el patrimonio pero no el puesto.

Pero Ana Patricia no aterriza como novata, es una mujer recia, nacida para ser banquera y educada para esta sucesión. Trayectoria, Poder y Familia están de su parte.

  1. Formación y Experiencia: Licenciada en Económicas con estudios de Postgrado en Harvard. Con una conocida y dilatada trayectoria en JP Morgan, Banesto y el Santander y con otros muchos cargos relevantes . Por no hablar del “Master” impagable que ha supuesto trabajar codo a codo con Emilio Botín en la primera liga financiera.
  2. Prestigio: Nombrada  repetidamente por Forbes como una de las 100 mujeres más poderosas del mundo. Ha encabezado en varias ocasiones las listas de empresarias más influyentes de Europa elaboradas por el Financial Times o el Wall Street Journal.
  3. Familia: Las empresas familiares se distinguen porque su razón de existir es algo más que económica. Tienen sentido de pertenencia, identidad y compromiso con un legado que aporta continuidad y propósito. Ana Patricia ha demostrado compromiso, ambición, entrega y trabajo tenaz con ese legado. ¿En este caso ser de la familia es un problema? ¡Todo lo contrario!

Se espera continuidad en su gestión y no grandes sorpresas, la gran maquinaria del Santander está bien engrasada y tiene mucha inercia. Su primera comparecencia ante los accionistas ha sido con un pañuelo rojo en el cuello, todo un símbolo, al igual que Emilio Botín usaba la corbata roja. Y de las primeras decisiones: la compra de una financiera de coches en Canadá, siguiendo con la política de expansión del Santander. Como decía Emilio Botín: “Thank you very much for coming and see you in another acquisition»

Ha llegado su momento, el momento de ver quién es realmente Ana Patricia Botín y hasta donde puede llegar.

Con una agenda llena de retos y la sombra de un padre que ha marcado época, el poder que asume la pondrá a prueba, “si quieres conocer a alguien dale poder”.

Yo le doy el crédito ¿y tú?

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.