Area recursos humanos / Elena Méndez, Lujo, RH, Selección / abril 2, 2016

¿Las marcas de lujo ayudan a obtener un trabajo o un ascenso?

foto_entrevista_lujo_Elena_MéndezPara Elena Méndez, entrevistada en un reciente artículo publicado por el diario económico Cinco Días, los logos no pueden ser más importantes que los logros.

Diversos estudios, realizados por las universidades norteamericanas de Notre Damme; Kentucky y Penn State, afirman que hay una relación paralela entre las personas que visten con marcas de lujo y su rendimiento profesional. Según estas investigaciones las personas que visten con prendas de marca y lujo están más cerca de conseguir ascensos y nuevos  puestos de trabajo.

Otras investigaciones a cargo de la universidad coreana de Yonsei y la americana Coastal Carolina sostienen que las personas que usan estas marcas son percibidas por los head-hunters como profesionales de alto nivel social, lo que aumentaría su capacidad de negociación para obtener mejores condiciones laborales.

Sin embargo, otros expertos consideran que la apariencia y el modo de vestir no tienen un rol fundamental. Para Elena Méndez la marca personal no se construye ni se transmite mediante las marcas de lujo. “En una entrevista de trabajo hay que huir de ser un perchero de marcas de lujo porque puede no sólo distraer sino contaminar el mensaje profesional que quieres transmitir”, señala Elena. Una entrevista de trabajo es un escaparate muy breve de nuestra imagen personal y profesional. Para la experta son nuestra experiencia, trayectoria y logros los que deben llamar la atención del reclutador frente a logos y lujos.

Complementos, sí. Pero ¿corbata?

Sin embargo, la directora de enEvolución considera que, si bien el cuidado y la apariencia son elementos a considerar con atención, no son determinantes. En este sentido, es partidaria del lujo como sinónimo de calidad, ya que “hay complementos de gran calidad que se pueden utilizar como por ejemplo una buena chaqueta, una cartera o buenos complementos que aportan pero no distraen la atención del entrevistador”.

Un complemento especial y destacable, es la corbata. La realidad es que estamos viviendo también tras años de auge de la corbata como un símbolo de profesionalidad y éxito un uso menor y menos ortodoxo. Y es que una nueva generación de emprendedores y empresarios, jóvenes y con negocios de base tecnológica, están adoptando el llamado “casual Friday”, (una manera de vestir más informal) como parte de su imagen profesional.

Es cierto que la vestimenta es un componente de la comunicación no verbal que interviene en la imagen que proyectamos a nuestro interlocutor, pero como señala Carlos Alemany, socio director de la consultora de RR.HH. Alemany &Partner, “hoy no es necesario ponerse logos, marcas ni lujo”. Una moda y un modo que ya no están de moda.

Leer el artículo completo

 

Comentarios (0)

Deja un comentario

Lo más reciente