News

Las tres lecciones

por | Abr 12, 2012 | Area recursos humanos, Coaching | 0 Comentarios

“Erase una vez una bruja muy, muy mayor y… muy sabia.

Un día una joven llamó a su puerta. La bruja le abrió y le preguntó “¿Qué quieres?” La joven respondió: “Quiero aprender de usted todo lo que ya sabe, y así ser tan sabia como usted y convertirme en una gran bruja”. La bruja la miró profundamente a los ojos y vio claramente que la joven ya sabía todo lo que necesitaba saber, excepto que… la joven no sabia que ya sabía. Así que la bruja le dijo: “Por favor, entra”… y ésa fue la primera lección.

A continuación la bruja le dijo: “No te puedo enseñar sólo con palabras”… ésa fue la segunda lección. A continuación la bruja le dijo a la joven: “El tiempo que tenemos es corto, así que debes poner toda tu atención”… y esa fue la tercera lección.

Entonces la bruja le dijo: “Ahora ya estás lista para entender”. La joven se echó a reír y comprendió… La vieja bruja sonrió, asintió y dijo. “Sí, la clase ha terminado” y la joven continuó su camino.”

Fábula Adaptada del libro “El tercer oído” de Lee Wallas

Gracias Marta Suquet, por compartir conmigo este cuento tan inspirador…

Tan importante como tomar conciencia de que no lo sabemos todo, es también tomar conciencia de aquello que ya sabemos. Lo que piensas, no es lo que sabes, sabes mucho más, aunque quizás no eres consciente.

Además, el verdadero maestro, como la maravillosa bruja de esta fábula, acoge a su discípulo no porque quiera dirigirlo y mostrarle de forma vanidosa toda su sabiduría. Sino porque sabe ver los tesoros que el discípulo ya trae consigo y le ayuda a que lo él mismo los descubra.  No aprendemos por lo que nos dicen, aprendemos por lo que sentimos.

Si no tienes un maestro así… continúa buscando.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.