News

2009 Un año perdido o ganado

por | Ene 27, 2009 | Learning experience | 0 Comentarios

Ante todo estimados lectores bienvenidos a este nuevo año de incógnitas e incertidumbres.

¿Qué será 2009, un año perdido o ganado? La respuesta  está en cada persona, en la actitud y decisión que tome cada persona al respecto.

Para los 3.129.000 parados a 31.12.2008 en España y por lo tanto para el inmenso río humano que hace largas colas en las inútiles oficinas del INEM, el año 2009 pinta bastante mal.

La mayoría de esas personas esperan que alguien, un tercero, les de un empleo. Nuestra mentalidad, cultura, es la de esperar que otro resuelva nuestros problemas. Alguien tiene que darnos un empleo por el simple hecho de que somos seres humanos vivos. Así nos han educado y nos siguen educando. Vamos a la escuela, algunos a la universidad y luego alguien nos da trabajo. Visión clásica del “pasar de la vida” pero anticuada y muerta.

Hoy los empleadores tradicionales escasean y por lo tanto los empleos asalariados también, sobre todo los de calidad. España es un país que tradicionalmente mantiene una tasa de paro alta, en torno al 7%, en épocas buenas, y cuando vienen épocas de vacas flacas destruye empleo muy rápidamente, costando mucho recuperarse.

¿Pero eso significa que hay escasez de “ocupación” y por lo tanto de “trabajo”? No muy al contrario. Hay muchas “ocupaciones” no explotadas. Obviamente hay que descubrirlas.

Ahí es donde aparece la actitud y la capacidad de las personas. En el sentido de decir: bien no tengo empleo, salario, fijo, pero mi capacidad, mis conocimientos y mis actitudes me hacen que “yo” me pueda “ocupar” en una actividad basada “en mis puntos fuertes” y convertir esa actividad en el centro de mi trabajo y por lo tanto de mis ingresos.

Para los que piensan así, que no son muchos, 2009 puede ser un año fantástico, el año de su despegue personal. A cuantos chicos de 12-14 años les inculcan el sentido del riesgo, el amor por la iniciativa, el espíritu de desarrollar un “proyecto personal”. No digamos ya cuando llegan a la universidad. A cuantos se les enseña a “hacer”, a cuantos se les impulsa a crear. A la mayoría se les inculca un sentido de “memorizar” reglas y procedimientos para repetirlos en puestos de trabajo que alguien les facilitará y en los que al cabo de un tiempo acabaran odiando.

Es importante ayudar a las personas, desde niños, a descubrir sus puntos fuertes, sus diferencias con respecto a otro. Las diferencias no están en los estudios o conocimientos que tengan. Las diferencias están en lo “emocional” y en las actitudes.

El mundo ya no es de los elefantes ni los elefantes dan empleo en la cantidad que lo daban en los 70 o los 80 del siglo pasado. El mundo es de las pulgas. Son las pulgas, con su iniciativa, su empuje, las que convierten  su “afición”, “su mejor saber” hacer en su fuente de ingresos

Lo siento por la mayoría de los 3.129.000 parados actuales o los 4.000.000  posibles, les espera un largo calvario por delante. Solo aquellos que hayan sabido configurar un proyecto personal, identificar su diferencia respecto de los otros, y articular un proyecto de ocupación como pulga tienen ciertas posibilidades de salir del hoyo. No olvidemos que los gobiernos no crean empleo. En ocasiones complican más las cosas.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.