News

Y por fin aprendí a dormir

por | Abr 14, 2010 | Coaching | 0 Comentarios

Y por fin aprendí a dormirSoy empresaria industrial. Un buen puñado de empleados dependen de mi capacidad. Pesa, de veras. Vivo con la responsabilidad, las preocupaciones, sacar las cosas adelante … ese aterrador zumbido constante de pensamientos que nos rondan la cabeza una y otra vez, que nos obligan a buscar constantemente soluciones y nos quitan el sueño a muchos. Esa inquietud que hace que el problema vaya creciendo y cuánto más te preocupas, más tensión, a mayor tensión más difícil es conciliar el sueño, a menos sueño, más cansancio, a más cansancio, menor rendimiento y así de mal en peor.

Bueno, pues la gran noticia de este post es que un día aprendí a dormir. Es algo que se aprende de la misma manera que se aprende liderazgo, a hacer reuniones eficaces, a gestionar equipos. Sólo que  la calidad y cantidad del sueño no la elevamos a la categoría de aprendizaje y sin embargo es el motor más importante de nuestra actividad diaria. He reflexionado mucho sobre si el sueño debería formar parte de este blog. Y según avanzaba en mis reflexiones me hacía fuerte en la seguridad de la importancia del tema. ¡Si es lo más básico que deberíamos aprender todos en nuestro caminar profesional! Lo dice una insomne con título universitario en noches en vela.

El kit de la cuestión está en las ondas cerebrales. No viene nada mal estudiarse su clasificación y empezar a entender muchas cosas.

TIPO DE ONDA y voltajes FRECUENCIA  SITUACION MENTAL RELATIVA A LA QUE CORRESPONDE  DELTA 10-50 micro voltios 0,2 a 3,5 Hz Estado hipnótico, hemisferio  cerebral derecho en plena actividad,  sueño profundo , meditación

THETA

50-100 micro voltios 3,5 a  7,5 Hz Estado de vigilia, equilibrio entre los hemisferios izquierdo y derecho, plenitud, armonía, ALFA

100-150 micro voltios 7,5 a 13 Hz  Relajación, tranquilidad, creatividad inicio de actividad plena del hemisferio izquierdo y desconexión del hemisferio derecho.

BETA

150-200 micro voltios 13 a 28 Hz Estado de alerta máxima, vigilante, miedo,  es la situación normal cuando estamos despiertos, conduciendo, o trabajando en donde estamos   en estado de alerta, ansiedad.

RAM-ALTA

+200 micro voltios + de 28 Hz estado de stress y confusión.

Los últimos estudios realizados con encefalogramas  a personas que tienen una práctica diaria de pacificación y control mental, demuestran que las ondas cerebrales se pueden manejar a voluntad. Esas hondas son las responsables de un sueño profundo y placentero.

¿No es maravilloso? Basta con entrenar a nuestro cerebro para posicionarse en un rango bajo de ondas y ya. Suena, tremendo, pero es tan sencillo como sentarse y respirar. Por ahí se empieza. Después de un cierto entrenamiento el cerebro lo tomará por costumbre a la hora de irse a dormir. Y un cerebro que acoge el sueño en quietud es la mejor garantía para una noche larga y pacífica. Por mi parte sigo teniendo los problemas habituales de un empresario, pero realmente ya no me quitan el sueño.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.