News

Retrato robot de una pulga del sistema

por | Jul 8, 2009 | Coaching | 0 Comentarios

Hoy en día tenemos magníficos libros (El Elefante y la Pulga, Marca Personal y otros) que nos ilustran en relación al camino a emprender para desarrollar un proyecto personal  y a la postre convertimos en lo que Charles Handy denomina una “pulga del sistema” y aquí convendremos en llamar un emprendedor, autónomo del sistema o un free lance.

Pero a mi juicio no se profundiza lo suficiente en los denominados atributos o cualidades del emprendedor o el autónomo. Son esos atributos los que hacen al emprendedor, autónomo o free lance diferente del resto, de los otros.

A mi entender sin esos atributos el autónomo, emprendedor o free lance no daría el paso que le lleva a ser tal cosa.

Me permito aportar, con toda la subjetividad que se quiera, cuáles son esos atributos. Identifico 11 atributos que a su vez agrupo en:

·    Atributos fuente de ideas: inquietud, iniciativa, visión, intuición (olfato), curiosidad, percepción.

Estos atributos son los que impulsan al ser humano a crear. A ver oportunidades donde otros ven riesgos, a pergeñar una idea nueva e impulsora.

·    Atributos de movimiento: rebeldía, independencia, sentido del riesgo, sentido de la necesidad, equilibrio emocional.

Estos atributos son lo que hacen que el ser humano salga de su zona de confort y se ponga en movimiento hacia la búsqueda de cosas nuevas.

La pregunta del millón, o mejor la respuesta, sería poder afirmar si con estos atributos se nace o se pueden aprender. Yo me atrevería a afirmar que se nace con ellos. Se tienen o no se tienen.

Estos 11 atributos, en su totalidad, aunque posiblemente no con la misma intensidad, están en los genes del  emprendedor, del autónomo o de la pulga del sistema. Forman un todo.

Los sistemas educativos y los entornos familiares no son proclives a desarrollar estos atributos en las personas. Muy al contrario, son dados al orden, al método, al reglamento. Lo que puede llevar al riesgo de que estos atributos se adormezcan o incluso mueran.

Posiblemente por el hecho de que con estos atributos se nace, hay estudios que afirman que solo un 12% a 15% de las personas son capaces de desarrollar íntegramente un proyecto personal  y llegar a alcanzar su logro y destacar.

Si repasásemos la historia de los grandes emprendedores, de aquellos que han creado algo importante, los mas recientes Bill Gates – Microsoft- y Steve Jobs – Apple- , observaríamos que no concluyeron sus estudios universitarios y no tienen master alguno. No es que esté abogando por no estudiar, ni mucho menos. Si se tiene una carrera o un master posiblemente nos ayude a ordenar nuestras ideas o a planificarlas mejor. A donde quiero ir a parar es que las carreras o los master no te hacen emprendedor o pulga del sistema. Los estudios reglados no impulsan y desarrollan el espíritu emprendedor y la creatividad. Impulsan a aprender a ordenar y administrar lo que ya existe, que es otra cosa diferente.

Tal vez, por el hecho de que los atributos de los emprendedores, autónomos o pulgas del sistema sea una cuestión de genes, la mayoría de las personas renuncia a su proyecto personal, a identificar sus verdaderas fortalezas y con ellas crear una actividad de la que hacer su profesión remunerada.  Se conforma con seguir las líneas que les marca el sistema: estudia algo y sal al mercado a pedir trabajo y trata de emplearte aunque aquello que te ofrezcan te “cautive” poco.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.