News

¿Practicas el “Smart power”?

por | Abr 8, 2009 | Area recursos humanos | 0 Comentarios

Ya está aquí, ya ha llegado, lo que algunos han acuñado como el “smart power” (poder inteligente), es decir, un nuevo estilo de dirección y liderazgo que la nueva administración estadounidense, están desarrollando para liderar, combinando una variedad de herramientas diplomáticas, económicas, militares, políticas, legales y culturales. No parece que el nuevo equipo de la casa Blanca sea un mero cambio cosmético.

La reputación de EEUU en la política internacional se había desplomado bajo el mandato de George Bush. Y no cabe duda que Barack Obama, está desplegando una nueva forma de entender el liderazgo estadounidense, que está derritiendo el hielo del antiamericanismo fácil.

Lo hemos visto en la reciente cumbre del G-20, dónde todos competían por estar cerca del halo de Obama ¡cualquier cosa por una foto con él, una reunión, un saludo, un abrazo, una sonrisa! , dirigentes de países y políticos de peso casi parecían el club de fans de “Obama”. Incluso nuestro presidente, José Luis Rodriguez Zapatero, que hace unos años, permanecía sentado al paso de la bandera de EEUU, en esta cumbre le ha pedido a Obama un autógrafo para sus hijas… ¡quién le ha visto y quién le ve!.

Aunque , “al cesar lo que es del cesar”, porque quién realmente de forma explícita ha acuñado el nuevo concepto de “smart power” ha sido Hillary Clinton que describe una nueva era en la naturaleza de la hegemonía americana utilizando una combinación de un discurso fuerte y suficiente flexibilidad, una mezcla muy potente que bien utilizada puede dar excelentes resultados. Refinada, culta, pero dura como el hierro, sabe cuándo sonreir y cuándo no, se expresa con determinación y claridad, aunque también se puede mostrar cercana y reconocer errores.

Son muchos los que ya la felicitan en sus primeros pasos por el escenario internacional. La corresponsal estadounidense de la cadena ABC en Pekín informaba así sobre la visita de Hillary a Pekín: “Clinton claramente tiene una nueva manera de acercarse a la diplomacia. La combinación de su amistosa ofensiva diplomática, y su discurso notoriamente fuerte, puede dar un nuevo sentido al smart power“.

Estoy segura de que el término “smart power” dará mucho que hablar, no sólo en la esfera política, también en el mundo empresarial. Necesitamos más “smart power” para poder afrontar los tiempos difíciles en los que estamos.

Mi opinión es que algo debe cambiar en la dirección de aquellas empresas u organismos en las que sólo se gestiona desde la imposición y desde la autoridad. En las que discrepar significa discutir, y no estar de acuerdo con el jefe, significa una afrenta personal que se acaba pagando.

Algo tiene que cambiar si queremos que todo cambie, quizás no sólo se trata de implantar más normas, procedimientos y controles económicos. Probablemente, lo que ha fallado no hayan sido los procedimientos, sino más bien el uso de los mismos, en organizaciones en las que el que manda, manda y los demás demuestran obediencia ciega, incluso ante ilegalidades o disparates económicos, lejos de toda lógica y ética.

Quizás se trata de desarrollar formas más maduras de dirigir, en los que la determinación y el diálogo convivan, donde el respeto y la cercanía se den la mano, donde discrepar signifique aportar nuevos puntos de vista. Creo sinceramente que otra forma de dirigir es posible, y en estos tiempos, yo diría que imprescindible. ¡Viva el smart power!.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.