News

Liderando Me

por | Oct 6, 2009 | Coaching | 0 Comentarios

¿Qué cosa más grande que tener a alguien
con quien te atrevas a hablar como contigo mismo?
Marco Tulio Cicerón  (106 AC-43 AC).

 

Mucho nos gusta hablar de Liderazgo y todas sus acepciones, que en definitiva no resulta ser más que el cómo nos comportamos en el mundo del trabajo, qué actitudes mostramos y cómo nos relacionamos con los demás, siendo casi irrelevante el hecho de que tengamos o no personas a nuestro cargo, o si tenemos dependencias funcionales o jerárquicas.

Sin embargo y en la línea de mis queridos y sinceramente admirados colegas-compañeros de enEvolución y sus acertados, a mi juicio, comentarios vertidos en sus blogs, en estos tiempos de crisis las cosas no solo parece que están cambiando, sino y, lo que parece más relevante, que deben cambiar y debemos reinventarnos y reinventar.

Debemos cambiar y cambiar significa modificar nuestros parámetros y nuestros constructos mentales y nada mejor que hacerlo primero con nosotros mismos.

Como poco a poco se va demostrando con el Coaching, no podemos cambiar un comportamiento si no cambiamos el punto de vista de la realidad, si no movemos el ángulo de nuestra percepción y resulta que nuestra realidad y nuestra percepción viene condicionada por nuestras emociones.

En esta situación, resulta que vivimos en un mundo que prima el pensamiento sobre el sentimiento, cuando resulta que son las emociones las bases que generan los conflictos, TODOS LOS CONFLICTOS, personales, (con nosotros mismos, de pareja, filiales, familiares,..), laborales, políticos, bélicos, diplomáticos, etc., etc. Reflexionen sobre el origen de los conflictos que cerca o lejos de sí mismos conocen y analicen la causa de su nacimiento, resulta sorprendente…

Nos encontramos en un momento en el que se ha puesto de manifiesto que la racionalidad del sistema y sus procedimientos y normativas, no ha sido la adecuada para afrontar un cambio de ciclo, en el que todos estamos inmersos. Tal vez sea el momento de cambiar nuestra ángulo de visión y comenzar a actuar de una manera más emocional, a la vez que coherente con nuestros estados internos, con nuestros valores y con nuestras creencias, desechando las limitadoras, para poder responder de otro modo, innovador y creativo.

¿Hemos probado a reconocer, identificar, mostrar, manifestar, en suma, conocer y exhibir de una manera más abierta y sincera nuestros sentimientos, ante nosotros mismos y ante los demás?. ¿Hemos probado a tratar de identificar, buscar, reconocer, los sentimientos que hay en el otro, para actuar desde ese conocimiento?

Hasta ahora los modelos de liderazgo se han basado en el desarrollo de ciertas pautas, que asumidas por cada uno, tenían el objetivo de gestionar a los demás, pero en estos momentos se hace necesario mover nuestras capas internas, analizar nuestros sentimientos y nuestras expectativas, nuestras resistencias, nuestros temores y nuestros sueños; será el modo a través del cual podamos reconocer con más facilidad y sobre todo con más certeza los sentimientos, expectativas, resistencias, temores y sueños en los demás, en nuestro equipo, en nuestros colaboradores, en nuestros amigos y familiares, respondiendo así desde la empatía y la aceptación.

Es posible que esa gota de innovación, permita trabajar con mayor creatividad y desde uno mismo ser capaz de trabajar con los demás. Pero, ¿estamos dispuestos a abrir la Caja de Pandora?.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.