EX: Truco y trato

Experiencia de Empleado / EmployeeExperience, EX, ExperienciaCandidato, ExperienciaEmpleado / octubre 30, 2019

EX: Truco y trato

truco o tratoNo nos hemos equivocado al utilizar la conjunción. Queremos truco y, además, trato. Lo queremos todo.

Hemos pasado de los buñuelos y de llevar flores al cementerio a comprar calabazas y a montar el cementerio en el salón de casa. Difícil sustraerse a la presión cuando nos rodean propuestas de ocio, disfraces, fiestas y menús gastronómicos girando en torno a Halloween desde hace dos meses.

Nos dejamos llevar. Nos montamos en la ola y cerramos los ojos, un tanto resignados, deseando que nuestra inversión nos proporcione una experiencia gratificante, divertida y terrorífica.

Esta misma sensación de “haberse subido a la ola” sin planificar demasiado a qué playa llegar no es infrecuente en el mundo empresarial. De hecho, algunas compañías confiesan haber dado sus primeros pasos en Experiencia de Empleado por una cuestión de moda o “mirando el disfraz y la decoración de la competencia” -por utilizar un símil que todos entenderemos en estas fechas-. Y es entonces cuando el resultado es terrorífico: una inversión y un esfuerzo que ni luce, ni se valora, ni proporciona resultados positivos.

Aquí el problema no está en las olas ni en subirse a ellas, sino en cerrar los ojos. Surfear con éxito en las aguas de la EX exige tenerlos muy abiertos, planificar y detectar muy bien los momentos que de verdad importan a nuestros empleados para marcar la diferencia, identificar sus pains y desarrollar píldoras para neutralizarlos. En definitiva, se trata de preparar muy bien la fiesta. Porque eso es lo que ha de ser la Experiencia de Empleado: una fiesta y no un túnel del terror con sorpresas desagradables.

En cuestión de EX, nosotros proponemos truco y trato porque nos encantan las empresas que lo quieren todo para sus colaboradores. ¿El truco? Planificar. ¿El trato? Evitar el derroche, tanto en esfuerzo como en inversión.

A propósito de gasto: el 25% de las calabazas que se utilizarán el 31 de octubre acabarán en el vertedero, lo que equivale a 18.000 toneladas de comida. Recuerda: planificar bien equivale a no derrochar, y eso es extrapolable a todos los aspectos de la vida.

¡Feliz Halloween! ¡Feliz EX!

 

Elena Méndez Díaz-Villabella

Dtora. Red enEvolución

Comentarios (0)

Deja un comentario

Lo más reciente