News

¿Eres un profesional de suerte?

por | Mar 16, 2009 | Coaching | 0 Comentarios

Dicen que Napoleón, cuando tenía que nombrar un nuevo general, siempre les hacía la misma pregunta: “¿Usted se considera que es un hombre de suerte en la vida?” La pregunta tiene su miga.

En mis procesos de selección de directivos uso una frase similar, casi una muletilla, para referirme de alguna manera al mismo tema: “¿cómo te ha tratado la vida?”. La persona que dice estar satisfecha de cómo le ha tratado la vida, la que dice que ha tenido suerte a lo largo de su vida nos está diciendo implícitamente, y creo que inconscientemente, cuando menos tres cosas.

Primero, que es una persona satisfecha consigo misma, con lo que es y con lo que ha conseguido, positiva, es decir, no es una persona resabiada con la vida, no es un frustrado.

Segundo, que tiene cosas, es decir logros y éxitos de las cuales está en deuda con “la vida”, con “la suerte”.

Y en tercer lugar, que tiene la humildad de reconocer de que lo que tiene, lo que es y lo que ha conseguido no sólo se lo debe a su esfuerzo y a su valía personal, sino también a una serie de circunstancias que lo han hecho posible.

Por tanto, tres valores de capital importancia que lo acreditan como candidato válido al “generalato” militar o empresarial: El valor de la autoestima, motivación, equilibrio personal. El valor de los logros y consecuciones demostrados y, finalmente, el valor de la humildad, del que se sabe que él no lo es todo, ni lo puede todo, del que reconoce que necesita de los demás, del equipo y de las circunstancias que le rodean para alcanzar lo que se propone.

Y es que eso que llamamos “suerte en la vida” (no me refiero a la suerte de quien recibe un premio en la lotería) en el fondo, fondo no es otra cosa que el resultado del trabajo bien hecho, del esfuerzo y de la dedicación.

Cuando Larry Bird encestó aquella maravillosa canasta que le dio la victoria a su equipo en el último segundo frente a los Lakers y alguno de los periodistas le felicitaba por la suerte de haber encestado desde el otro lado del campo en el mismo momento en que sonaba el final del partido, Larry le contestó: “Es cierto que he tenido mucha suerte. Es más, me estoy dando cuenta que cuanto más trabajo y entreno este tipo de tiros, más suerte tengo”.

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.