News

Dime como orientas tu mente, tus pensamientos y así será como verás el futuro, las soluciones

por | Nov 13, 2007 | Coaching | 0 Comentarios

John Naisbitt (Mente futura. Once maneras distintas de prever el futuro. Granica 2007) nos indica que la diferencia está en nuestra mente, “en la forma que procesamos, interpretamos la información y lo que pasa a nuestro alrededor”.

Cierto es que “nuestro pensamiento”, el cognos, se va formando muy temprano. Se  alimenta de las experiencias vividas, la formación, la influencia que la familia, los amigos y  la escuela ejercen en nosotros. Todos “esos factores” gravitan sobre nuestro pensamiento y lo van conformando.  En buena medida podríamos decir que “la forma en que pensamos y lo que pensamos” es heredada, viene influido por “los otros”.

Cierto, pero nosotros, a lo largo de nuestra vida podemos hacer mucho por cambiar, por transformar nuestra manera de pensar y por lo tanto de ver e interpretar el presente y el futuro.  Podemos estudiar, viajar, frecuentar otros círculos de personas y de amigos.

A cuento de que viene esta perorata. Pues a cuento de que J. Naisbitt tiene razón.

El lunes pasado, a mis alumnos del Master en Management y Gestión del Cambio (el 80% de los alumnos proceden de Latinoamérica y países del este. Es decir, países muy acostumbrados a que sea papa Estado el que debe decir lo que hay que hacer y a que provea de soluciones y medios) les plantee como debate el tema de “el ordenado aún no puede con la tiza”, a raíz de un artículo publicado en el País el lunes 5 de noviembre de 2007.

Los organice en 5 grupos y participaron el debate analizando el artículo. Luego les propuse que cada grupo aportara 3 soluciones a ese problema.

Así, en total podríamos tener 15 soluciones. ¿Cuál fue el resultado? Si atendemos a lo apuntado por John Naisbitt dio totalmente en el clavo.

La totalidad de las 15 soluciones o respuestas se resumieron en:

  • Una nueva ley de enseñanza
  • Modificar los programas de enseñanza
  • Formación profesorado
  • Motivación profesorado

Si se atiende al entorno de dónde vienen los alumnos, su mente, su forma de pensar “está contaminada” por las influencias recibidas. Qué sea el otro el que lo solucione (El Estado, que me motiven, que cambien los programas)

En la solución nos hemos olvidado:

1.       De la iniciativa individual. Qué puedo hacer yo para mejorar la situación

2.       El peso decisivo que tienen las editoriales. Ellas como expertas en formatear, diseñar y los profesores como expertos en contenidos, trabajando codo con codo, pueden hacer mucho por mejorar la situación. Es decir un rediseño completo “en forma digital” de los contenidos (colaborando editoriales y profesores) que lleve a la supresión del libro físico y a los apuntes. Sean la bases digitales el core de la enseñanza y de las relaciones de formación entre estudiantes y alumnos .

Señores, -estudiantes, profesores, empleados, directivos y empresarios- es necesario quitarse las telarañas “de la mente”. Es necesario ver la realidad presente con mente y ojos nuevos. Dar rienda suelta a la imaginación.

¡Ah! otra cosa, a los que estáis obsesionados con las tecnologías de la información, a los que solo pensáis en términos tecnológicos. La tecnología no provoca el cambio, es como mucho un instrumento que lo “facilita”. El cambio primero  se produce en nosotros y en nuestra mente. Cuando eso tiene lugar, la utilización de las TIC se vuelve realmente revolucionaria.

Pero eso todavía no ha sucedido. Todo nos parece que cambia muy deprisa pero no es así. El cambio se ha producido en “el cómo hacemos algunas cosas” pero no en lo que hacemos. Seguimos haciendo más o menos las mismas cosas desde hace 300 años, o si me apuráis desde que el hombre se levanto sobre sus patas traseras. ¿No os parece?

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.